Grandes clientes piden eficientar cargos ante alza en 83% de los costos asociados a la energía

Compartir Publicación:

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Según cifras del gremio, pese a que el costo del suministro se ha reducido en forma importante, los pagos totales se han mantenido prácticamente iguales desde 2017.

Santiago, 3 de enero de 2021

Fuente: El Mercurio

Durante los últimos años, y principalmente de la mano de la masiva entrada de las fuentes renovables, el precio de la energía se ha reducido fuertemente, lo que ha llevado a varias empresas a optar por este suministro para disminuir sus costos.

Sin embargo, según las cifras de la Asociación de Clientes Eléctricos no Regulados (Acenor), esto no necesariamente se ha visto trasladado a las cuentas finales de los grandes clientes, ya que se han sumando varios cargos que provocan que, finalmente, el costo final se mantenga en niveles similares, sin grandes variaciones.

El director ejecutivo del gremio, Javier Bustos, explica que los cargos adicionales a potencia y energía han aumentado un 83% en cuatro años, dentro de los que se incluyen pagos asociados a transmisión, servicios complementarios, mínimos técnicos, precio estabilizado, y cargo por servicio público, por lo que a su juicio es urgente hacer más eficientes estos cobros.

‘El problema de muchos de estos cargos es que son justamente a prorrata de los retiros de energía y eso facilita que terminen traspasándose desde lo generadores a los clientes’, asegura el líder gremial.

—¿Por qué se han generado tantos cargos diferentes?

‘Varios de estos cargos surgen a partir de los cambios de la Ley de transmisión. Antes, la transmisión la pagaba una parte la generación, otra parte los clientes, o la demanda, entonces ahí no era explícito que todo esto lo pagaban los clientes. El mercado de servicios complementarios también se creó en la Ley de Transmisión y es un mercado nuevo que empezó ahora. Antes era un cargo que lo calculaba la CNE, pero hoy puede ser por subastas y cada vez las subastas son menos, porque hay poca oferta, y también es a prorrata de los retiros, y eso termina facilitando que se traspase al cliente final.

Están también los mínimos técnicos, que es tener que mantener las centrales térmicas en el mínimo de operación, porque las podemos necesitar en cualquier momento cuando no hay suficiente generación eólica o solar’.

— ¿Ha habido una afectación por la sequía?

‘Los servicios complementarios han crecido, porque estamos en sequía, y también la variabilidad hace que sea necesario tener más reservas para seguridad del sistema, en servicios muy particulares como en el control de frecuencia, el control de transmisión y demás. Este año se disparó, en agosto llegó a US$ 5 por MWh, ahora está en el orden de los US$ 3 – US$ 4, antes se pagaba mucho menos, entre US$ 1 y US$ 2.

Si sumas todo esto, finalmente ocurre que hoy en día en cargos que no son energía, perfectamente puedes estar del orden de los US$ 30 – US$ 40. Por eso es que nosotros cuando vemos la evolución del cargo, no se ve que hayan cambiado los precios desde el 2017 en adelante’.

— ¿Qué se puede hacer?

‘Hay que eficientar estos cargos, que realmente sean los cargos que hay que pagar. Lo que vemos es que tiene muy poca observabilidad, como que siempre nos fijamos solo en el precio de la energía, la política pública ha sido bajar el precio de la energía, entonces como nadie nos está mirando, nadie está viendo si son los cargos eficientes o no. Por ejemplo, existe evidentemente un proceso de expansión de la transmisión, ahí nosotros a veces vamos al Panel de Expertos para ver que nuestros cargos sean eficientes. Pero, también nosotros decimos bueno, en vez de seguir insistiendo en tener grandes líneas de transmisión, podríamos buscar que la generación se instale más cerca de la zona de consumo’.

—Pero no hay ningún incentivo para eso…

‘Ahí está el problema, que tenemos un precio súper competitivo de la energía, pero finalmente el cargo de la transmisión sigue subiendo, y cuánto más sube, podemos terminar con un sistema muy caro de transmisión, donde está bien que el precio de la energía esté bajo, pero especialmente el costo de suministro nunca bajó’.

—¿Hubo errores en los cambios normativos?

‘Lo que pasa es que también hay que pensar que en el 2016 estábamos viendo cómo hacer para bajar el precio de energía, ese era un tema. Y había un tema importante de traba desde la transmisión para que justamente hubiera un mercado competitivo de energía, y es lo que está en la ley en lo que se escribió. Pero también la manera en que se hizo tenía ciertos supuestos que no todos se han cumplido, por ejemplo, la expansión de la transmisión anual ha sido mucho más lenta’.

—¿Qué otras opciones ven para hacer esto más eficiente?

‘El nuevo reglamento de la potencia nosotros creemos que va en línea para eficientar esos pagos. Lo otro, el cargo de transmisión, lo que nosotros decimos es que ahí es necesario una señal de localización, no solamente porque haya que dividir la cuenta entre generadora y cliente. Entiendo que siempre el generador podría poner en su precio de suministro cuánto le cuesta la transmisión, pero justamente de eso se trata, al ver el costo de la transmisión, los proyectos renovables cerca del sector de consumo van a poder competir mejor por contratos renovables que están muy lejos. Esto lo hablas con los generadores, renovables de PMGD, de proyectos cerca de la Región Metropolitana y todos te encuentran la razón, de que ellos hoy en día tienen que estar compitiendo con un proyecto solar en Antofagasta como si el costo de la transmisión no existiera’.

 

Ver nota publicada en El Mercurio